Una carretera denunciada por «ilegal» - Noticias Debates en Foro Transportistas

¡Hola Forastero!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, puedes acceder a través de tu cuenta de Facebook, Google o Twitter... ¡Así de fácil!

Acceder con Facebook Acceder con Google Acceder con OpenID Acceder con Twitter

Lo más visto esta semana:

Una carretera denunciada por «ilegal»

  • Deformación de la vía. Bernardo Vives señala el punto que lleno de grava generó un carrusel de accidentes; en la zona hay deformaciones sin señalizar, ancho de vía insuficiente y arcén irregular.


    Un grupo de motoristas acusa al Principado ante la DGT por el deficiente diseño y nulo mantenimiento de la AS-248 hacia Siero

    Un colectivo motorista acaba de denunciar al Principado ante la Dirección General de Tráfico (DGT) por las «ilegalidades» en el diseño y mantenimiento de una de sus vías, la AS-248 (Gijón-Pola de Siero), que comunica las parroquias de Caldones, Lavandera, Baldornón y Fano. La Unión Internacional para la Defensa de los Motociclistas (IMU) se fijó en ella cuando uno de sus socios más experimentados sufrió en carne propia los defectos el 17 de noviembre.

    «Circulaba en sentido a Gijón y, tras una curva, me vi metido en un montón de grava suelta sobre la calzada; acabé arrastrado durante unos veinte metros. No había nada que lo advirtiera ni forma de evitarlo», recuerda Bernardo Vives. Suma casi cuatro décadas sobre dos ruedas, habilidad de la que ha hecho su oficio, llevando entre otros a los cámaras de televisión en la Vuelta a España. Dolorido, explicaba los hechos a unos agentes de la Guardia Civil cuando vieron a un segundo motorista caer en la misma trampa. «Un vecino salió y nos contó que muchos ciclistas habían acabado también en el suelo, y en el hospital nos lo confirmaron», detalla Vives.

    Su experiencia se saldó con ocho días de baja, pérdida de 400 euros de salario y 5.000 en reparación del vehículo. «Decidimos revisar la calzada, haciendo un vídeo para que lo verificasen nuestros técnicos», informa Judith Obaya, policía local y delegada en Asturias de la IMU. La organización tiene peritos, maquinaria y la colaboración de la Universidad de Zaragoza. Su análisis derivó hace un mes en dos denuncias ante la DGT detallando «varias infracciones graves al Reglamento de Circulación y textos técnicos complementarios que ponen en riesgo la seguridad de los ciudadanos, infracciones que, por otro lado, se tiene conocimiento de que no han sido denunciadas por los cuerpos y fuerzas de seguridad que tienen encomendada la seguridad de la vía».


    ¿Qué recogen las denuncias? Pues que la anchura de la calzada es «insuficiente e irregular, con carriles entre 2,5 y 2,8 metros», inferiores a lo previsto para esta tipo de vías, y el arcén resulta «irregular entre 0,7 y 0,15 metros». Que no había cartel advirtiendo la gravilla suelta, zona de obras, ni las «considerables deformaciones» del firme. Detectan «ausencia en varios puntos de la señalización de curvas peligrosas, con velocidad máxima recomendada de 60 kilómetros por hora». Existen también incorporaciones desde barrios y núcleos de población con «ausencia de regulación de paso». «Esto es peligroso porque, al no encontrarse un 'Stop' o 'ceda el paso', el conductor que hace un giro a la derecha puede interpretar que tiene preferencia», desgrana Juan Carlos Toribio, del departamento de seguridad vial de la IMU.

    Paradas de autobuses


    Escrito aparte merecieron las «paradas de autobuses ilegales». Se refieren a los sitios donde el transporte público recoge pasajeros deteniéndose «en mitad de la calzada, a veces después de una curva, lo que le convierte en un obstáculo imprevisible que nadie a señalizado», lamenta Obaya. Las señales de advertencia deben anticipar la presencia de riesgos y la normativa precisa que han colocarse entre 150 y 250 metros antes para que el usuario las perciba y comprenda. Pese a ello, la AS-248 no presenta paneles previniendo de la presencia de peatones en calzada o del autobús.

    Tras la denuncia, la DGT comunicó el asunto al Principado para que tome cartas en el asunto. «Estaremos vigilantes, porque su obligación es mantener seguras las vías», recuerda Obaya, para la que la alerta lanzada sobre la AS-248 es la primera de varias. «La siniestralidad se ha disparado y esta no es ni de lejos la peor que hemos visto», agrega. Fuente de la noticia: Elcomercio.es
    +1 -1

Lo más visto esta semana: