Expedientan a un ertzaina en Álava por quedarse con dinero de multas - Noticias Debates en Foro Transportistas

¡Hola Forastero!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, puedes acceder a través de tu cuenta de Facebook, Google o Twitter... ¡Así de fácil!

Acceder con Facebook Acceder con Google Acceder con OpenID Acceder con Twitter

Lo más visto esta semana:

Expedientan a un ertzaina en Álava por quedarse con dinero de multas

  • Un agente ajeno a la información regula el tráfico en Álava.

    El agente, al que se imputan al menos tres sanciones irregulares a conductores extranjeros, no llegaba a tramitar las denuncias

    Un agente de la Ertzaintza destinado en la Unidad de Tráfico de Álava se enfrenta a un expediente disciplinario por quedarse con dinero de varias multas a ciudadanos extranjeros, según ha podido saber EL CORREO. Los hechos se detectaron hace aproximadamente quince meses, aunque la investigación de la División de Inspección General (DIG) ha concluido recientemente.

    El agente, de origen vizcaíno y licenciado en la 20º promoción de la Policía autonómica, se encuentra desde hace varios meses de baja. Al parecer, las indagaciones han demostrado que se apostaba en un cruce en el que suelen producirse numerosas infracciones, como saltarse un stop, y cobraba sanciones sin llegar a tramitarlas. El hecho de no dar curso a esas denuncias permitía que no fuera detectado. Sin embargo, un conductor alemán denunció lo que consideraba un robo por parte de un agente ante otra patrulla de la Ertzaintza con la que se encontró posteriormente, y se abrió entonces una investigación interna al respecto.

    Según ha podido saber este periódico, se le imputa el cobro irregular de al menos tres multas, aunque podría haber más. Se trataba de denuncias de 200 euros, en las que el pago anticipado conlleva una rebaja del 50% y queda en 100 euros. Al parecer, el agente ofrecía a los infractores la opción de dejar la multa en 50 euros «sin papel», de forma que no quedaba reflejado en un boletín de denuncia, que cuenta con el respectivo número de expediente. Varias de las víctimas han reconocido a este ertzaina en fotografías y algunos de sus compañeros han sido llamados a declarar por la unidad de Asuntos Internos. El Departamento de Seguridad del Gobierno vasco rehusó ofrecer detalles sobre este caso.


    El policía se encuentra desde hace varios meses de baja Las sanciones muy graves se pueden castigar con separación del servicio o suspensión de 2 a 4 años
    El cobro en mano es una práctica habitual en las Policías europeas, también en la Ertzaintza, donde se aplica exclusivamente a los conductores no residentes en España, ya que de otra forma sería imposible ejecutar esa sanción y resultaría discriminatoria con respecto a los automovilistas a los que sí se puede enviar la denuncia a su domicilio. Los infractores están obligados a abonar el importe de la denuncia ‘in situ’. En caso contrario, su vehículo queda inmovilizado hasta que ese importe sea abonado. Se han dado casos de autobuses de pasajeros con matrícula extranjera que han quedado inmovilizados durante horas junto una gasolinera por no poder hacer frente a una multa. Si el infractor no dispone de efectivo, los ertzainas de la Unidad de Tráfico tienen a su alcance un datáfono para que pague con una tarjeta de crédito.

    Cuando el pago se realiza en metálico, los pasos a seguir por el policía están claramente protocolizados. El conductor infractor recibe una copia de la denuncia y el agente lleva el dinero a la base, donde queda guardado en una caja fuerte y después es ingresado en una cuenta del Departamento de Seguridad.

    Suspensión de funciones

    Las sanciones por faltas muy graves a los ertzainas suponen incluso la separación del servicio, o la suspensión de funciones por un período de entre dos y cuatro años. En el caso de las graves pueden castigarse con una suspensión de cinco días a dos años o el traslado de puesto, y las leves incluyen el quedarse con un simple apercibimiento. Para determinar la mayor o menor gravedad de la acción se valora la intencionalidad, el grado de participación en la misma, si es por comisión o por omisión, los daños y perjuicios que ha provocado a los ciudadanos, la reiteración o el deterioro de la imagen de la administración, entre otros aspectos.

    Un agente de la Guardia Civil de Málaga fue descubierto también al quedarse con 950 euros de ocho denuncias no tramitadas en 2014. Además del castigo interno, la Fiscalía solicitó para él un año de prisión y una multa de 1.350 euros por un delito continuado de malversación de caudales públicos.

    Elcorreo.com
    +1 -1

Lo más visto esta semana: