¿Quién es el delincuente? - Blog Debates en Foro Transportistas

¡Hola Forastero!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, puedes acceder a través de tu cuenta de Facebook, Google o Twitter... ¡Así de fácil!

Acceder con Facebook Acceder con Google Acceder con OpenID Acceder con Twitter

Lo más visto esta semana:

¿Quién es el delincuente?



  •  Si hay vulneración de las normas de conducción y descanso por parte de los conductores es, cuando no por su propia decisión, de manera mutuamente aceptada.

    Un conductor TIR encuentra seis trabajos antes de abandonar la empresa que pretenda explotarle


    Dando un vistazo al auto por el que el Tribunal Supremo le otorga la competencia al Juzgado de Molina de Segura en el asunto de Primafrio, se me ponen los pelos como escarpias y me alegro de no ser transportista, sino periodista. Porque ver que los que tienen en sus manos las vidas y las haciendas del sector lo desconocen tanto como para atribuirle los hechos que relatan en el Auto da pavor. Ese desconocimiento sí que tiene delito.

    Leemos en el Auto que una descripción de los hechos que parece hecha por uno de esos conductores que se dicen explotados, más que por un Juez, tal es la parcialidad, el simplismo y el maniqueísmo. Nos encontramos ante unos pobrecitos conductores de los que se abusa despiadadamente por un empresario sin escrúpulos capaz de mil vilezas. Una narración propia de cuentos de niños, porque lo que es a la realidad, no parece ajustarse demasiado a poco que se conozca el sector.

    Primafrio y su filial Doctrans son empresas de transporte internacional. En el transporte internacional, quien conoce el sector lo tiene muy claro, la explotación de los conductores es cosa de hace años. Hoy un conductor de internacional encuentra seis trabajos antes de abandonar aquella empresa que pretenda explotarle. Si hay vulneración de las normas de conducción y descanso por parte de los conductores es, cuando no por su propia decisión, de manera mutuamente aceptada.

    Aunque de lo que estamos seguros es de que esto no ocurre en empresas medianas y grandes por decisión del empresario. El empresario, en este tipo de empresas, no está encima del camión, ni dirigiendo a los chóferes, ni mucho menos dándoles tarjetas falsas a sus conductores. Está en un despacho enterrado entre ofertas de compras y de ventas, balances y facturas de carburante, cada día más caro de nuevo, por cierto.

    Tampoco conoce, quien ha narrado los hechos que se imputan a los administradores de PRIMAFRIO, la realidad de las tarjetas –no de transporte como dice, sino de conductor –, como debería decir. Porque parece que sea el propio administrador quien les dé las tarjetas de otros conductores a los conductores que deben conducir. Las tarjetas de conductor sólo se expiden a solicitud de los conductores y una por conductor, siendo personales e intransferibles y poco sospechosas de ser fáciles de falsificar, pues las expide la Fabrica Nacional de Moneda y Timbre. Así que los intercambios de tarjetas sólo son posibles si los conductores están dispuestos a ello. Y volvemos al comienzo del artículo: de los conductores de internacional abusar es casi imposible si ellos no están de acuerdo, porque tan pronto han dejado una empresa ya tienen seis más a las que ir.

    ¿Quién es el delincuente? No nos gusta poner la mano en el fuego por nadie, pero algo me jugaría a que en este asunto hay más culpabilidad del conductor que ha denunciado que del empresario denunciado. Eso es lo que nos dice la realidad del sector.

    Lo que nos escandaliza y nos aterra es que la Fiscalía y el Juzgado de Instrucción tengan una visión tan simplista de las relaciones sociales en el mundo del transporte, porque ello da cuenta de cómo nos ven a los integrantes de este mundo en el que también estamos los periodistas especializados desde ahí fuera. Ante visiones como esta se convierte en urgente e ineludible la tan reclamada dignificación del sector ante la sociedad. En ello todos tenemos un papel.


    http://www.transportealdia.es/injusto-simplismo/

    +1 -1

Lo más visto esta semana: