Paga 6,05 euros por un sándwich con sólo una loncha de York - Sucesos Debates en Foro Transportistas

¡Hola Forastero!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, puedes acceder a través de tu cuenta de Facebook, Google o Twitter... ¡Así de fácil!

Acceder con Facebook Acceder con Google Acceder con OpenID Acceder con Twitter

O si lo prefieres puedes inscribirte con tu e-mail (tendrás que verificarlo) o acceder si ya estás registrado!

Acceder Registrarse

Lo más visto esta semana:

Paga 6,05 euros por un sándwich con sólo una loncha de York

  • image

    Pagó 6,05 euros por un 'sandwich premium'. Y lo que se encontró era muy distinto a lo que esperaba: una triste loncha de jamón york salpicada por minúsculos trozos de lechuga mal repartidos en un par de rebanadas de pan de molde. La estampa le indignó tanto que decidió hacerla pública a través de una foto denuncia en su cuenta de Facebook. Ocurrió en el Aeropuerto de Ibiza. El pasado 10 de abril a las 11.45 horas, según recoje el ticket difundido por Azilef Speers, una mujer que, según publica el Diario de Ibiza, reside en la isla desde hace años, y se disponía a tomar un nuevo vuelo.

    La 'cuenta-sablazo' de un restaurante que indigna en las redes sociales
    Tal y como muestra la imagen de la factura, Speers pagó un total de 15,05 euros por un café, una cerveza, un par de bolsas de snacks y un sandwich. La mujer se sintió estafada en el momento en el que abrió el bocadillo envasado y no dudó en compartir su enfado en la red social con el siguiente mensaje: "El aeropuerto de Ibiza estafa 6,05 euros por esta basura absoluta. Hecho por Newrest Holding Group. Qué maldito descaro", escribió. La imagen se ha hecho viral y ha vuelto a desatar la polémica sobre los elevados precios de los aeropuertos.

    La historia de Azilef Speers recuerda mucho a la factura archicompartida en redes sociales en agosto de 2015. En aquella ocasión fue un restaurante de Formentera ('Juan y Andrea', ubicado en Ses Illetes) el foco de las críticas por cobrar 337 a un cliente que pidió pescado a compartir, una ensalada, una botella de vino, pan, agua, una caña, un tinto de verano y un helado. El comensal, perplejo, también decidió que las redes sociales eran el lugar perfecto para expresar su queja y logró de hecho que aquella factura corriera como la pólvora por Internet.

    +1 -1

Lo más visto esta semana: