Cárcel para los que trucan los tacógrafos - Comunicados Debates en Foro Transportistas

¡Hola Forastero!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, puedes acceder a través de tu cuenta de Facebook, Google o Twitter... ¡Así de fácil!

Acceder con Facebook Acceder con Google Acceder con OpenID Acceder con Twitter

O si lo prefieres puedes inscribirte con tu e-mail (tendrás que verificarlo) o acceder si ya estás registrado!

Acceder Registrarse

Lo más visto esta semana:

Cárcel para los que trucan los tacógrafos


  • La Guardia Civil detecta decenas de manipulaciones cada mes 

    image

     «Hay pocos accidentes de camiones comparado con los cohes, pero los que hay son gravísimos y casi siempre tienen mucho que ver con el cansancio de los conductores». 

    Así argumenta un guardia civil de Tráfico la necesidad de controlar el buen uso de los tacógrafos en camiones y autobuses para evitar los excesos de horas al volante que pueden llevar a tragedias en la carretera. Porque cuando un camión o un autobús, se sale de la carretera las consecuencias son imprevisibles. Un camionero agotado es un grave riesgo para la seguridad vial, sostienen los expertos. Y así lo consideró también un juez, concretamente el titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Vigo, que dictó la primera condena de Galicia relacionada con la manipulación de un tacógrafo. En el juicio hubo conformidad, es decir que el transportista acusado admitió los hechos y aceptó una pena de seis meses de cárcel y 1.200 euros de multa.

    Es la primera condena de este tipo en Galicia porque el juez aceptó la tesis de la Fiscalía de Seguridad Vial de que recortando horas al descanso se había creado un riesgo para la circulación. En las diligencias, la Guardia Civil recuerda que un exceso de horas de conducción puede causar somnolencia, que es una de las principales causas de siniestros de tráfico. La falta de descanso, argumentaron los agentes, puede llevar a un accidente que puede ser mortal dadas las características del camión que conducía el acusado, de unas 40 toneladas de peso.

    El camionero llevaba un sistema sofisticado para manipular el tacógrafo, que fue instalado de manera clandestina. La Guardia Civil sabe de la existencia de esos instaladores clandestinos, pero su localización es difícil porque actúan como una red mafiosa que toma grandes medidas de seguridad para evitar ser descubiertos. Los camioneros interesados en instalar un sistema de trucaje del tacógrafo saben el teléfono que han de marcar. Al otro lado le dicen dónde debe dejar el camión, normalmente un polígono industrial, y dónde ha de dejar las llaves y el dinero (entre 1.500 y 2.000 euros), y la hora a la que podrá recoger el camión. Al lugar convenido llegará un mecánico para hacer el trabajo y que nunca verá al camionero.

    Cada mes, la Guardia Civil descubre 20 o 25 casos de manipulación de tacógrafos en camiones en Galicia. Utilizan el método del imán. Es el más barato y no requiere ninguna instalación. El imán que se utiliza en estos casos es muy potente y viene adosado a una linterna que puede adquirirse en gasolineras. Situado en el lugar adecuado del camión produce unos impulsos que anulan el funcionamiento del tacógrafo. «El imán es el más utilizado porque el conductor lo quita y lo pone sin mucha dificultad», explica un agente. Pero también es el sistema más fácil de encontrar para los especialistas de la Guardia Civil, que lo pueden localizar con un registro visual al exterior del camión.

    Las normas para los camioneros en cuanto a horas de conducción y de descanso son muy estrictas y las sanciones por manipular un tacógrafo alcanzan los 4.600 euros. Pero las presiones para entregar la mercancía llevan a forzar al límite los tiempos. Y la solución es la manipulación del tacógrafo, la caja negra de camiones y autobuses, que recoge kilómetros recorridos, tiempo empleado, velocidad y horas de conducción y de descanso de los conductores. Ese dispositivo se puede alterar para que deje de registrar tiempos y kilómetros. Eso lo saben bien muchos profesionales de la carretera, pero también la Guardia Civil de Tráfico, que mantiene una unidad dedicada al sector del transporte. Sus agentes tienen una formación específica por la complejidad de la normativa (autonómica, nacional e internacional) existente en el sector y a la especialización que requiere el análisis de las mediciones de los tacógrafos.
    +1 -1

Lo más visto esta semana: