Así se convirtió Celia Rivas en la primera mujer camionera de España - Otras notícias Debates en Foro Transportistas

¡Hola Forastero!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, puedes acceder a través de tu cuenta de Facebook, Google o Twitter... ¡Así de fácil!

Acceder con Facebook Acceder con Google Acceder con OpenID Acceder con Twitter

Lo más visto esta semana:

Así se convirtió Celia Rivas en la primera mujer camionera de España


  • Nació en una pequeña aldea costera de Galicia. En 1932, con apenas 20 años, llegó a La Coruña con la firme decisión de sacar el permiso de conducir camiones, algo absolutamente inédito en una época en la que, incluso para un hombre, era raro tener permiso de conducir. Se convirtió así en la primera mujer camionera del Estado Español.

    Pertenecía a una familia de tradición empresarial. Era la hija pequeña de Joaquín Rivas, empresario de ideas progresistas que emigró durante unos años a América, y aceptó la propuesta paterna de conducir un camión importado de los Estados Unidos en 1932. Tras la muerte de su padre, junto con sus hermanas, se hizo cargo de la empresa familiar “Hijos de Joaquín Rivas” (nombre masculino que invisibilizaba el liderazgo femenino de la misma), empresa dedicada al transporte de pescado fresco.

    Tras los avatares y las dificultades de la guerra civil y de la posguerra, en que las tropas franquistas llegaron a requisar temporalmente el camión, finalmente se vieron obligadas a realizar servicios para los militares llevando correo a Grao e incluso transportando a las tropas franquistas y a sus mujeres durante la toma de Oviedo: en todos esos viajes la única chófer del camión y de un autobús que compraron posteriormente (de color rosa) era Celia acompañada de su hermana.
    A partir de los años 40 la empresa medró con la puesta en marcha de un aserradero y con la compra de varios barcos que explotaban para la captura de pescado que luego vendían en otras zonas del Estado Español. Esta empresa familiar llegó a convertirse en un imperio empresarial, gracias al tesón y al trabajo de las cuatro mujeres de la familia Rivas, María, Palmira, Julita y Celia, llegando a tener en propiedad fábricas de salazón de sardinas y abadejo prensado, así como conserveras de sardina y secaderos de congrio y pulpo. A partir del año 1948 la empresa se dedicó en exclusiva a la venta y transporte de pescado fresco, llegando a tener en sus mejores tiempos 250 trabajadores y trabajadoras

    Celia Rivas Casais Nació en 1932 y murio en 1974

    Prohibido hablar de mujeres olvidadas
    +1 -1
    592 x 322 - 51K

Lo más visto esta semana: