Hallan en la cabina del camión las huellas del tunecino sospechoso de cometer el atentado de Berlín - Noticias Debates en Foro Transportistas

¡Hola Forastero!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, puedes acceder a través de tu cuenta de Facebook, Google o Twitter... ¡Así de fácil!

Acceder con Facebook Acceder con Google Acceder con OpenID Acceder con Twitter

O si lo prefieres puedes inscribirte con tu e-mail (tendrás que verificarlo) o acceder si ya estás registrado!

Acceder Registrarse

Lo más visto esta semana:

    Hallan en la cabina del camión las huellas del tunecino sospechoso de cometer el atentado de Berlín

    • image

      El ministro alemán de Interior, Thomas de Maizière ha confirmado que se han encontrado las huellas dactilares del tunecino Anis Amri en el camión utilizado en el atentado al mercadillo navideño de Berlín el pasado lunes, por lo que "el sospecho es probablemente quien cometió el atentado".


      De Maizière confirmó la noticia que hoy adelantaba el Süddeustche Zeitung tras una reunión informativa con la Fiscalía Federal, a la que también asistió el ministro de Justicia, Heiko Mass, y la canciller Angela Merkel.


      La canciller afirmó que "todos sabíamos que Alemania era un objetivo terrorista" aunque "ahora que tenemos la confirmación, la situación se ve de manera distinta. En estos momentos nuestros pensamientos están con las víctimas y nuestro agradecimiento con las fuerzas de seguridad".


      "Estoy orgullosa del pueblo alemán y del alto nivel de la respuesta dada al atentado", que acabó con la vida de 12 personas y causó 48 heridos, de los que media docena siguen en estado crítico.



      Según los datos que han trascendido hasta el momento, las huellas dactilares de Amri, contra el que las autoridades alemanas han emitido una orden de busca y captura europea se encontraron dentro de la cabina y en la puerta del lado del conductor del camión, lo que más allá de reforzar las sospechas que ya caen sobre él le implican directamente en el atentado, como apuntaba De Maizière.


      Por las informaciones que conduzcan al paradero de este tunecino, al que se relaciona con círculos salfistas y que ya estaba bajo vigilancia de los servicios secretos, la Fiscalía General alemana ofrece una recompensa de hasta 100.000 euros.



      La cartera en cuestión contenía el permiso de residencia "tolerada" en Alemania de Amri y fue adquirida por éste el día antes del atentado en el mercadillo navideño donde se atentó. El atentado ha sido reivindicado por el autodenominado Estado Islámico (IS, por sus siglas en inglés) y las informaciones que van conociéndose sobre Amri encajan en ese puzzle de terror.


      Según el diario The New York Times, Armi había buscado información sobre la fabricación de explosivos en internet y mantenido, al menos en una ocasión, contacto con el IS a través del sistema de mensajería cifrado Telegram, razón por la cual las autoridades estadounidenses le incluyeron en la lista de personas que no pueden viajar al país.



      Y Amri conoce las prohibiciones, el terror y la violencia desde su primera adolescencia. Hijo de una familia numerosa y pobre, Amri dejó su casa, en la provincia nororiental de fuerte presencia salafista de Kairoun, en 2010, y se marchó a Sicilia, presuntamente huyendo de un delito de atraco por el que fue condenado, en ausencia, a cinco años de cárcel.


      Se instaló en Belpasso, localidad próxima a Catania, donde no tardaría en delinquir. Fue acusado de delitos de violencia, robo, lesiones corporales e incendio y sentenciado a cuatro años de prisión, que cumplió en Catania y Palermo. En mayo de 2015 fue puesto en libertad pero llevado al centro de Caltanissetta para su deportación, lo que no llegó a suceder porque seis meses después entró en Alemania procedente de Italia.



      Su rastro aquí es tortuoso, pues cambiaba a menudo de domicilio, de estado federado y llegó a utilizar hasta ocho alias. En abril de 2016, presentó en Berlín una solicitud de asilo, que le fue rechazada en julio. Para entonces, Amri ya había entrado en el radar de los servicios secretos alemanes. El tunecino se movía en el entramado del predicador Abu Walaa, en prisión desde noviembre. Walaa, apodado el nombre sin rostro porque en sus intervenciones públicas siempre hablaba dando la espalda, está considerado 'el hombre' del IS en Alemania.


      En agosto, y a la espera de que las autoridades de Túnez enviaran la documentación necesaria para proceder a su deportación, tras aceptar no sin recelos de que Amri era un nacional, el tunecino fue detenido por lesiones corporales y en posesión de un pasaporte italiano falso. Poco antes, un informante de los servicios secretos alemanes alertó de que Amri estaba intentando recabar dinero para hacerse con una pistola.



      En noviembre, y sin poder ser deportado porque el pasaporte temporal seguía sin llegar de Túnez, el centro de coordinación antiterrorista elevó el grado de alerta. En ese registro hay actualmente 549 personas.


      La documentación esperada llegó de Túnez el miércoles, 48 horas después del atentado y una vez convertido Anis Amri en el hombre más buscado de Europa.


      En una entrevista con el diario británico Time, el padre de Armi reconoce que era "violento" antes de viajar a Europa, pero no "intolerante" con las religiones, porque "no era religioso". Cree por ello que su hijo, al que no ve desde hace seis años, "entró en contacto con los extremistas en la cárcel en Italia. Allí debió radicalizarse".



      Dos de las cuatro hermanas de Armi, con las que éste ha mantenido en este tiempo contacto, siempre de forma esporádica y a través de Facebook, aseguran que nunca le notaron nada raro, "siempre estaba de buen humor, era normal". Su hermano ha añadido: "Nosotros rechazamos el terrorismo y a los terroristas, no tenemos ningún vínculo con terroristas".

      Elmundo.es
      +1 -1

    Lo más visto esta semana: